La pandemia, una herramienta de liderazgo en la mujer.

Durante la pandemia se ha destacado cómo durante la crisis de Covid-19 los gobiernos, donde su líder es mujer, son ejemplos excepcionales de la eficacia para proteger la salud de sus ciudadanos y la economía del país.  Lo han logrado a través de sus oportunas decisiones y tomando las medidas con gran aplomo. Esta problemática global seguramente seguirá dando espacio para estudios sobre la importancia del liderazgo en la mujer y cómo esto influye positivamente para todos. 

 

Pero ¿Qué significa ser un buen líder?,  ¿será cuestión de autoridad, don o talento adquirido?  Típicamente se ha relacionado el liderazgo con temas profesionales o políticos y éste dado por la autoridad que representa el puesto.  Esto no significa que sean un ejemplo de liderazgo como un modelo a replicar, de dónde aprender.  Para mí el liderazgo está muy alejado a la autoridad, lo que “automáticamente” se da con la posición.  Me gusta pensar que es más una mezcla entre don y talento adquirido. 

 

La mujer por naturaleza da vida, protege y es sumamente intuitiva.  Estos dones son excelentes herramientas para responder ante una crisis. En un análisis de Harvard Business Review destaca cómo la mujer ha aumentado aún más su liderazgo ante la crisis del Covid.  Destaca la toma de iniciativa, la agilidad para aprender, la habilidad para desarrollar a otros, pero sobre todo que motiva e inspira. Los encuestados indicaron que estas habilidades interpersonales aunado a la destreza de generar una comunicación poderosa y promover trabajo colaborativo, logra relaciones fuertes entre los miembros del equipo donde la líder también busca el bienestar de todos. 

 

Creo que toda mujer puede ser líder desde la perspectiva de toma de decisiones en su propia vida hasta el impactar en otros. La mujer puede ser todo lo que se proponga ser.  Para ello es importante que trabaje en ella y que se defina a ella como la prioridad.  Hay un sinfín de etiquetas sociales que han venido desde siglos atrás, pero ahora cada vez más miramos que esto está cambiando. Estamos en momentos de transformación.  Por ello te motivo a ti mujer a que dejes a un lado esas creencias que si trabajas no eres un buena madre, que tus hijos no son felices porque le “hace falta su mamá” porque ella “debe” estar en casa cuidándolos. Que en tu trayectoria profesional debes decidir entre crecer laboralmente o tu vida personal.  Tu tienes el poder de decidir qué quieres ser y hacer y, apoyándote con tus seres queridos, amigos y colegas, puedes ir calibrando el presente que estás enfrentando.  Aléjate de esas creencias que a una mujer le falta capacidad de mando, en lugar piensa que tienes todos los talentos como se ha visto  ante pandemia para no solo enfrentar las crisis sino crear, usar tu creatividad para innovar para esa vida que quieres.   Y a ti colega, esposo, padre, mamá o abuela piensa en que puedes ser esa maravillosa red de apoyo que toda mujer que trabaja y tiene hijos necesita. 

 

Motivo a toda mujer a que use sus talentos para impactar de primero en su vida, soñando con lo que quiere lograr y si hay algo que quiera cambiar, que con valentía tome sus decisiones, que cuide su salud física y mental y que todo el tiempo tenga curiosidad.  Que sea además de líder de su vida, una líder donde se desenvuelve profesionalmente, inspirando a otros con su ejemplo de cómo maneja sus retos del presente.   

 

Recuerde, toda mujer es líder, seguro dividiendo tareas y colaborando entre todos, como una gran empresa, un equipo de trabajo, se logrará una mejor sociedad al tener a una mamá trabajadora desbordando felicidad, radiante aportando sus talentos profesionales.

Foto: Brooke Lark

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.